Últimas Publicaciones
Inicio / Entrevistas / Paul Estrade: martiano y comunista

Paul Estrade: martiano y comunista

 Por: Enrique Ubieta

Paul Estrade (París, 1935), historiador, hispanista, martiano, comunista, es una referencia obligada para los estudiosos de la vida y la obra de José Martí. Profesor emérito de la Universidad de París VIII – Saint Denis, donde impartió clases y dirigió doctorados en el Departamento de Estudios Hispánicos e Hispanoamericanos durante muchos años, vicepresidente del Centro Interuniversitario de Estudios Cubanos (1978 – 1987) y director fundador (1984 – 1997) del Centro de Historia de las Antillas Hispánicas, entre otras responsabilidades académicas, es autor de importantes estudios sobre Martí y sobre Betances, entre los que destaca su tesis doctoral (1984) José Martí, los fundamentos de la democracia en América Latina, recién reeditada en Francia (2017), traducida al español y publicada en España y en Cuba, país con el que ha mantenido una relación entrañable de amistad y solidaridad de más de medio siglo. Estrade ha sido en dos ocasiones Jurado del Premio Casa de las Américas (en 1980, y en 1995, para la convocatoria al Premio Extraordinario José Martí, junto a Cintio Vitier e Iván A. Schulman), es Profesor Invitado permanente de la Universidad de La Habana y colaborador, desde su fundación en 1977, del Centro de Estudios Martianos. Fue presidente de la Asociación Francia – Cuba (a cuya fundación contribuyó en 1960, siendo estudiante universitario), desde 1982 hasta el año 2000. Invitado una vez más a un evento académico del Centro de Estudios Martianos, en ocasión del 122 aniversario de la caída en combate de José Martí, accede a ser entrevistado por la revista Cuba Socialista sobre su vida, sus motivaciones y sus compromisos.

 

¿Por qué eligió una profesión como la de hispanista?

Tendré que hacerme un poco de sicoanálisis para saberlo. Yo soy de origen muy humilde. Mi papá era obrero, albañil, y mi mamá criada. Pero todos mis abuelos y todos mis antepasados hasta donde la memoria familiar alcanza fueron campesinos pobres, de Corrèze (Lemosín), sin tierra o con poca tierra. Y la primera generación que salió del campo después de siglos, fue la de mi padre; la crisis de la agricultura francesa lo llevó a trabajar en la ciudad, y a los 20 años se hizo albañil. En París se formó también como sindicalista y como comunista. Vino la Segunda Guerra Mundial y fue hecho prisionero, pero logró escaparse, volvió a la tierra natal, y se vinculó a la Resistencia antifascista hasta la liberación del país. Esos son mis orígenes, soy por un lado campesino, sigo pasando dos o tres meses al año en la pequeña finca que fue de mis abuelos y padres, tan pequeña que en 1946 tuvimos que abandonarla, porque teníamos solo tres vacas. Mi papá regresó a París para trabajar de albañil, empezaba la reconstrucción de Francia y pagaban correctamente. Pero, si por una parte sigo siendo hijo de campesinos, ya que aprendí de joven a cuidar las vacas, a ordeñarlas, a trabajar con mis manos la tierra, por otra parte soy heredero de una tradición obrera revolucionaria, de resistencia al nazismo y al franquismo. En Francia se refugiaron en 1939 medio millón de republicanos españoles. Esto de cierta manera está presente en mi conciencia y cuando llega el momento de escoger una vía –mi padre dice, bueno tú no vas a trabajar el campo, ya no hay porvenir allí, tú no vas a ser obrero, no serás explotado como yo, tú tienes capacidades (así se lo había dicho mi maestro), tú puedes ser maestro de escuela, eso era la mayor ambición posible para una familia pobre como la mía–, entonces, con becas, que en aquella época las había para los hijos de familia humilde, pude entrar en la Escuela Normal de Maestros, y allí, por una casualidad, cuando había empezado a estudiar inglés, tuve que escoger un segundo idioma y escogí español. Ese pueblo mío de Corrèze (¡feudos de Chirac y de Hollande!) está ubicado en una región donde se hablaba unaa lengua de Oc (occitano). Mis padres además del francés hablaban ese lemosín que se parece bastante al castellano, al catalán, al italiano. El español me sonaba mejor que el inglés y me gustó como idioma. Pero mi interés mayor era ya la historia. Y al salir de la Escuela Normal de Maestros, un profesor me dijo, tú puedes ser más que maestro de primaria, tú puedes tratar de ser profesor de Enseñanza Secundaria, te vamos a dar una beca para que prepares la oposición para la Escuela Normal Superior. Entonces empecé a recibir clases de preparación de forma intensiva, durante dos años en un liceo parisino (y allí conocí a mi futura esposa Mouny). En esa época yo estudiaba a veces hasta las dos de la mañana –imagínate, en mi casa no había ni un libro, yo no tenía un cuarto propio, teníamos que deshacer la mesa de comer para después de las 8 de la noche leer los libros que no tenía–, ese trabajo intenso al final me sirvió, trabajar duro no me importa, estoy acostumbrado a usar los medios a mi alcance en las condiciones que tenga…, entonces durante las clases de preparación para presentarme por oposición a la Escuela Normal Superior, me aconsejaron lo siguiente: si eliges Historia de entrada –en general las opciones eran de Literatura Francesa, Filosofía, Historia, Geografía, un idioma, un segundo idioma–, tienes que estudiar también Geografía, son dos programas distintos, pero si eliges un idioma, con opción a traducción de esa lengua al francés y del francés a esa lengua, te ahorras trabajo. Aunque en mi fuero interno quería estudiar Historia, opté por estudiar el español y no resultó mal para mi carrera. Hice entonces una carrera de estudios hispánicos y cuando más tarde inicié la investigación histórica –cuando ingresé en la Enseñanza Superior, después de seis años en la Enseñanza Media– y me fui a las fuentes en los Archivos de París, de Madrid, de México y de La Habana, ese conocimiento relativamente sólido del idioma español, de la historia y la cultura hispánicas, me ayudó mucho. Hasta era una ventaja que tenía sobre otros investigadores que se acercaban al tema cubano o mexicano o peruano, desde un conocimiento teórico y práctico de la historia superior al mío, pero dominando mal el idioma de las fuentes primarias que debían consultar.

 

¿Cómo ocurrió su acercamiento a Cuba, a su Revolución?

Cuando estudié en la Sorbona el idioma español y la civilización española, de 1957 a 1962, había poco espacio para América Latina. Apenas se estudiaba. Podía constituir, quizás, la cuarta parte de tu programa de Licenciatura, pero algunos podían llegar al final sin haber leído a Asturias o a Martí, ni haber estudiado la Revolución mexicana. Existían muchas opciones además de la traducción, el estudiante podía orientarse por ejemplo hacia el estudio del catalán o del portugués, de la lingüística, de la literatura del Medioevo o del Siglo de Oro. Ahora, a mí me interesaba también la política. Pertenecía a la Dirección Nacional de la Unión de Estudiantes Comunistas (UEC). A fines de 1958 hice que viniera al Instituto de Estudios Hispánicas (IEH) un periodista comunista de “L’Humanité”, Georges Fournial, bastante conocido, para que nos hablara de lo que ocurría en América Latina por aquellos días: acababan de abuchear a Nixon y la guerrilla cubana se desplazaba de la Sierra Maestra al Occidente de la Isla. Fournial estaba al tanto y nos habló de esto, lo que despertó mi interés. En 1960, como yo tenía alguna responsabilidad en la organización de los estudiantes comunistas y me atraía el movimiento revolucionario latinoamericano, el Partido, del cual yo era miembro desde 1953, me llama para que ayude a organizar la solidaridad con la ya triunfante Revolución cubana. Eso fue en 1960, Cuba no era aún socialista, el ICAP no existía, el Partido Comunista Francés no tenía vínculos sino con el PSP, no se habían producido aún intercambios de delegaciones, pero mantenía buenas relaciones con el personal de la Embajada cubana, donde se desempeñaba como Embajador un miembro del PSP, el músico Harold Gramatges. No eran relaciones muy efusivas pero tampoco eran clandestinas, eran más bien tanteos, y encuentros de información mutua. Entre algunos estudiantes del referido IEH, redactamos un Manifiesto diciendo que nos llamaba la atención lo que pasaba en Cuba, que era una Revolución nueva, que los dirigentes eran jóvenes, que situaban en el centro de su programa no solo la soberanía nacional sino la defensa de la cultura, que deseábamos conocer más de ese país, porque los medios oficiales empezaban a decir esto es bueno, esto es malo, que aspirábamos a que se constituyera una sociedad de amistad con la nueva Cuba. En unos días, pude recoger 55 firmas de estudiantes y cuatro de profesores, y lanzamos el Manifiesto en junio de 1960. Tengo todavía ese documento, escrito de mi puño y letra.

Éramos jóvenes estudiantes sin gran experiencia ni relacuiones, pero recibimos el apoyo del Partido que tenía bastante influencia en los medios culturales, y con el apoyo de Picasso, de Aragón, y otros intelectuales prestigiosos, se pudo crear un Patronato que nos sustituyera. Durante casi un año fungió un Comité Provisional, del cual fuimos Edith Poulain la secretaria y yo el presidente, que se encargó de todo, pero nuestra intención era transferir nuestra iniciativa a una Asociación de carácter nacional. Esa asociación de amistad y solidaridad, Francia-Cuba, nació en París en febrero de 1961. La Asociación Francia-Cuba existe todavía, es la más antigua al menos en Europa Occidental. Se mantiene sobre todo por los principios que la animan desde el inicio, no quisimos hacer con ella una sucursal de la Embajada de Cuba, la cual no necesitaba a su lado un grupito más castrista o más revolucionario que ella, necesitaba un apoyo amplio de la sociedad francesa, inclusive de los partidarios de De Gaulle, que compartían la idea de la independencia nacional. De modo que desde el principio tuvimos en la presidencia colectiva a gente de derecha, gaullista, soberanista, antinorteamericana, conforme con la expulsión de las bases militares norteamericanas del territorio francés; y a gente de izquierda, con la presencia permanente del Partido Comunista y de otras fuerzas progresistas. Es verdad que la SFIO (socialdemocracia) tardó mucho en integrarse a nuestra asociación, a pesar de que se afiliaron algunos militantes de base, pero ninguno de los que poseían un peso real en la SFIO lo hizo.

Hubo que esperar hasta octubre de 1974 cuando el líder del nuevo Partido Socialista Francés, François Mitterrand, visitara a Cuba, precedida por la visita en junio de una delegación del Partido Comunista Francés encabezada por Georges Marchais -el secretario general del Partido más favorable a Cuba que hemos tenido en toda la historia (aunque ahora la relación es muy buena entre el PCC y el PCF)–, en el contexto de esa doble visita y de la constitución de una izquierda plural que llevó al poder a Mitterrand en 1981, para que ingresaran la directiva colectiva de Francia-Cuba algunos dirigentes socialistas, tal como Antoine Blanca.

 

¿Cuál fue la reacción del Partido Comunista Francés ante la publicación de Huracán sobre el azúcar de Jean Paul Sartre?

Al inicio de la Revolución, antes de que se formara una opinión en Francia, viajaron a Cuba algunos franceses con distintas curiosidades e intenciones. Unos deseaban ver qué tipo de Revolución era ésta, ya que se decía en ciertos medios que su novedad consistía en su índole campesina, de donde deducían que no era necesario un partido que se reclamaba del proletariado y preconizaba la dictadura del proletariado.. Otros viajaron para observar cómo se vivía esa impetuosa revolución de la Libertad. Entre ellos viene Jean-Paul Sartre. La Revolución en marcha lo deslumbra, vuelve a París y publica en un periódico primero y luego en forma de libro su famoso reportaje. No le hicimos crítica negativa, pero tampoco aplaudimos con frenesí, convergían nuestros sentimientos, nuestros pasos, pero existía cierto recelo recíproco. Cuando estábamos creando la Asociación Francia-Cuba, Sartre y sus amigos avanzaron con suma prudencia a nuestro lado, hasta que, opinando que era una maniobra comunista y que su presencia servía de pretexto para justificarla, se retiraron al final de la Asociación, pero no de la expresión pública de la solidaridad con Cuba.

 

Pero, ¿cómo el historiador y comunista Paul Estrade se convirtió en uno de los más importantes estudiosos de la obra de José Martí?

En aquellos primeros años, mantenía relaciones con la Embajada, en particular con uno de sus secretarios, ya fallecido, René Álvarez Ríos –su hermano Baldomero trabajaba en la OSPAAAL–, encargado de las relaciones con los franceses solidarios de Cuba. Él era joven, hablaba francés y estaba casado con una francesa; conversábamos mucho, y nos proporcionaba documentos. Entonces me doy cuenta de que en Cuba de forma permanente se cita a Martí –al “autor intelectual”-, de que las leyes empiezan haciendo referencia a él; de que muchas consignas son frases de él. Entonces por mi curiosidad histórica quise remontarme a los orígenes de la Revolución, tal como lo planteaban los dirigentes cubanos. Y tuve la suerte –se lo agradezco a la Revolución cubana–, de que la Imprenta Nacional de Cuba, al frente de la cual se encontraba Alejo Carpentier, publicara las Obras Completas de Martí en 30 mil ejemplares (imagínate, son 27 tomos). Y llegaron dos colecciones a través de la Embajada para la Asociación Francia-Cuba. El tesorero de la Asociación –Fournial- dijo, bueno, vamos a dejar una colección en la biblioteca de la misma y la otra la venderemos a los efectos de la solidaridad. “Yo la compro”, le dije. La compré a un precio no muy elevado, y empecé a leerlas.

Por otra parte, en 1966 decidí pasar a la enseñanza superior, no porque me sintiera mal en la secundaria, sino porque la tarea docente resultaba ya insuficiente como actividad e incentivo intelectual. Necesitaba más, mi esposa también me empujó a volver al estudio y a la investigación, una pasión hasta entonces refrenada.. Pero no era fácil ese salto, yo era conocido como un “lobo blanco”, es decir como un Rojo, por mis ideas, por mis actividades en Francia-Cuba, y por mis responsabilidades en la UEC y ahora en el PCF, dos veces había sido designado para representarlo como suplente de una candidata a la diputación en un distrito de París… frente al ministro del Interior. Los “mandarinos” de la Universidad de París no querían favorecer mi ascenso pese a la validez de mis títulos (“Agrégation”). La barrera casi infranqueable era ideológica. Pero no renuncié. Hablé con el profesor Noel Salomón, de la Universidad de Burdeos, un universitario muy reconocido que además de ser comunista desde la guerra antifascista era uno de los pilares del comité de Burdeos de Francia-Cuba. Aceptó dirigir mi tesis sobre Martí, me aconsejó que no leyera ninguna crítica sobre Martí hasta tanto no terminara de leer y anotar por mí mismo sus Obras Completas. Tres años de trabajo benedictino. Eso me permitió ver que no existía un único Martí, que había en él una evolución, me ayudó mucho el “pensar histórico” recomendado por el historiador marxista Pierre Vilar para comprender por qué Martí habla de Dios al inicio de su recorrido intelectual, y no al final, cómo van variando los conceptos en su obra, cuando se hace más radical, comprobando que efectivamente en 1887, en lo económico, acercándose él a Henry George, en lo social, a partir de la represión del movimiento obrero de Chicago (mayo de 1886), en lo político, terminada la tentativa algo aventurera de Gómez y Maceo; en 1887 todo converge para que cuajen en Martí las ideas radicales, a pesar de la supervivencia de varios aspectos liberales. No es posible vislumbrar esa evolución si no se sigue su pensamiento de forma cronológica y las Obras Completas no estaban organizadas de esa manera –la Edición Crítica sí–. Tuve pues que leerlo todo, hacer las fichas y después reagruparlas por conceptos y fechas, examinando los contextos, la naturaleza y el destinatario de cada pieza, aclarando lo que decía por lo que hacía, el significado concreto en el siglo XIX de tal o cual palabra, porque te puedes confundir con las palabras, qué era por ejemplo ser liberal, etc. Así me hice de aprendiz de investigador y estudioso martiano.

Los llamados “acontecimientos” de mayo de 1968 me permitieron acceder por irrupción a la Universidad. Hubo un movimiento contestatario muy fuerte, que se rebeló contra las jerarquías en la Universidad, contra el poder de los catedráticos que tenían ayudantes casi personales –nombrados por ellos y de hecho a su merced-. Y como suele suceder en los momentos revolucionarios, me cooptan en la Universidad sin pasar por una oposición o una comisión de admisión. Recibo una llamada telefónica de un Rector de provincia que me dice: señor Estrade, antes de la medianoche (eran las 8 de la noche), envíenos un telegrama que diga “sí, acepto el puesto en la Universidad”. El puesto había sido creado para mí, para que hablara de Cuba desde mi óptica política. Así me hice profesor universitario a partir de septiembre de 1968. Nunca nadie impugnó después mi nombramiento: tenía los títulos y la aquiescencia general. Ese Rector era de la Universidad de Rennes, capital histórica de Bretaña, voy para allá, pero al poco tiempo, el Gobierno, presionado por el movimiento estudiantil, aprueba una amplia e inédita Reforma Universitaria basada en la descentralización y la autonomía, y crea una Universidad experimental donde los profesores, en igualdad de condiciones, podían introducir sus ideas de manera experimental: materias, contenidos, métodos de enseñanza, métodos de evaluación, organización del año por semestres, organización de las aulas, cogestión, etc.. Ese fue el Centro Experimental de Vincennes, construido en breve en medio del bosque de Vincennes, llamado también Universidad de París VIII. El Rector de Rennes accedió a que yo me trasladase a ese lugar, a donde me habían solicitado. Y otra vez me habían solicitado los iniciadores de dicha Universidad potencial para que yo impartiera clases de español y de civilización hispanoamericana, pero también clases de Historia de Cuba y de su Revolución, ya a los diez años de su triunfo. Así es como en enero de 1969 ya empiezo a tratar a la Revolución cubana como un hecho histórico, si no era posible aún un análisis profundo de la misma, al menos era posible empezar a periodizarla: qué fases, qué fuerzas, qué Partido, qué organizaciones de masas, qué problemas económicos, qué reformas esenciales, qué significado en Latinoamérica y el mundo, etc. Después estuve en Cuba, en 1971 y luego en 1979, en cada ocasión por tres meses, para estudiar la obra de José Martí, con ayuda económica del CNRS (Francia) y la Academia de Ciencias (Cuba). En París, había hecho amistad con Juan Marinello y luego con Julio Le Riverend, cuando desempeñaban cargos diplomáticos; sus orientaciones y consejos mucho me sirvieron. En la segunda de esas estancias –yo estaba alojado en el Habana Libre–, fui en la noche con unos amigos a la Universidad, a una reunión de estudiantes en apoyo creo que a Nicaragua y llegó Fidel casi a medianoche, animando un conversatorio improvisado. Fue la primera vez que lo vi frente a mí.

 

Permítame ahora algunas preguntas de carácter más general, ¿para qué sirve la historia?

Para decirlo en pocas palabras, depende de quién responda. Como historiador es una ocupación, es un oficio, pero como ciudadano es una obligación, es un compromiso, porque al hacernos entender de dónde venimos nos permite ubicarnos mejor en nuestro tiempo, en nuestra sociedad y sacar algunas conclusiones con validez para los tiempos venideros. Pero ello no ocurre de forma automática, sabemos bien que la repetición de la historia puede conducirnos al error, porque han cambiado los contextos, las fuerzas dominantes, la naturaleza de las aspiraciones populares..

 

¿Cómo se relaciona la interpretación de la historia con el proyecto de futuro que tiene el investigador?

Todo depende de con qué métodos y con qué fines uno se acerca a la historia. Si vas buscando datos concretos para conocer con precisión los hechos, los personajes, eso no tiene mucha utilidad de futuro, es una satisfacción del espíritu, pero no se puede extraer de esos datos una conclusión de futuro. Ahora, lo que sí sirve para mí, en la línea de Pierre Vilar –a quién conocí como profesor, y que fue presidente de la Asociación Francia–Cuba antes de que lo fuera yo– es la idea, para mí fundamental, del “pensar histórico”, es la capacidad de ver las cosas en su evolución, de dónde vienen, a dónde van, con qué fuerzas, con qué contradicciones, en qué contextos. Trato personalmente de poner en práctica ese “pensar histórico”, de esa forma los estudios históricos tienen validez para el pasado, pero también para el presente; al intentar analizar una situación cualquiera de crisis, en Francia, en Venezuela o en Afganistán, hay que poner en práctica ese “pensar histórico” para tratar de saber cómo y por qué se ha creado tal situación, qué fuerzas tuvieron interés en que se creara y pretenden que se mantenga, qué fuerzas tienen interés en que se resuelva. Es necesario poner en interrelación los diferentes factores con sus raíces históricas, culturales, materiales, filosóficas, políticas; ya que todo hecho analizado tiene una historia y hasta una prehistoria. Ello nos puede permitir apreciar con menores errores de enfoque una situación determinada, tomando en cuento todos los elementos – como proponía Martí- , considerando – como lo recomendaba Lenin- que ningún concepto tiene un valor abstracto en sí, que todo depende del momento, de quién habla, para quién habla, de lo qué significa concretamente lo que esa persona dice o hace, de la manera como el interlocutor lo entiende.

 

En Europa del Este muchos héroes del pasado desaparecieron, no se estudian, no se habla de ellos, en sustitución aparecieron otros, porque la historia se reconstruyó, en la República Checa, por ejemplo, se corrió la fecha conmemorativa de la victoria sobre el nazi-fascismo para hacerla coincidir con la entrada de las tropas estadounidenses. Howard Zinn publicó una Historia de los Estados Unidos totalmente diferente a la que se imparte de manera oficial, en la que aparece el movimiento sindical como protagonista. ¿Cada visión de la historia –la selección de los hechos, de los personajes– no depende del proyecto de país que se tiene?

Claro que sí. En una sociedad lo más importante es la evolución de las masas, pero las fuerzas que las representan o pretenden representarlas o pretenden haber sido electas por ellas en un momento determinado, son las que buscan la justificación histórica, los fundamentos históricos de su presencia en el poder, y entonces efectivamente la efeméride cambia oficialmente, pero eso no significa necesariamente que cambie en el sentir de la población. Mira, en Francia ha ocurrido y sigue ocurriendo algo parecido al ejemplo que ponías de la República Checa. Tuvimos como fiesta nacional el armisticio, el fin de la guerra de 1914 a 1918: el 11 de noviembre es día feriado en Francia, recordando a los miles y miles de muertos de esa guerra imperialista. Después de la Segunda Guerra Mundial, con mucha razón, se dispuso como día feriado el 8 de mayo, como día del triunfo de la Resistencia democrática internacional contra el fascismo.

Pero esas dos fechas están evolucionando; primero, con respecto a la de 1918, como ya ha fallecido el último veterano de esa guerra, se ha pensado en conservar el día feriado, pero ya no solo en honor y memoria de los combatientes de aquella guerra, sino de todos los que han participado en cualquier guerra de Francia en el mundo, lo que introduce una ambigüedad grande, porque ahí se incluyen las guerras colonialistas, Vietnam y Argelia especialmente. Como no se atrevieron a poner un día especial para esas guerras, se logró introducir el homenaje de forma indirecta.

Bueno, un presidente francés en una época de acercamiento franco-alemán, quiso suprimir el 8 de mayo como símbolo, alegando que ello atentaba contra las buenas relaciones entre los dos países. Por suerte hubo resistencia en Francia y en Alemania, se impuso la idea de que el 8 de mayo de 1945 no era la derrota de Alemania, sino la derrota del nazi-fascismo, a la que contribuyó también la resistencia antifascista alemana. Puede ser que existan nuevas tentativas de diluir, de atenuar lo que fue una lucha antifascista internacional y no una coalición antialemana. En nuestro Partido honramos a un dirigente sindical fusilado por los alemanes que y al morir gritó “¡viva el pueblo alemán!, ¡viva el partido comunista alemán!” Ese héroe de la Resistencia francesa – e internacionalista- se llama Jean-Pierre Timbaud.

 

La situación en América Latina se tensa, el imperialismo ha desplegado una intensa ofensiva contra Venezuela y también contra otros países y dirigentes de izquierda de la región, se intensifica la guerra cultural en Cuba, usted sabe que en el contexto en el que ahora se desarrollan las incipientes relaciones diplomáticas con los Estados Unidos después de tantos años, se despliega una guerra cultural o de baja intensidad contra el socialismo cubano. Sin embargo, el pueblo cubano, gente de todas las edades, manifestó de una manera muy clara su respaldo a la Revolución y su dolor, ante la desaparición física de Fidel. Usted, que conoce la historia de América Latina y que es además alguien vinculado políticamente a las causas más nobles del continente, ¿nos ve a los latinoamericanos con optimismo o con cierta pesadumbre?

Comparto tu análisis. La situación es tensa, pero es tensa en el mundo entero. Hay lugares donde pueden estallar movimientos represivos fuertes, lo mismo en Asia, África, que en Europa o América Latina. La crisis es mundial, por las mismas motivaciones y el poder exorbitante del imperialismo, pero no es uniforme. En América Latina la preocupación nace de esas dos mismas características. Desde Francia los comunistas habíamos notado en los últimos dos decenios una evolución progresista muy interesante. Primero, la reintegración plena de Cuba a la comunidad latinoamericana, el respaldo a Cuba por parte de los miembros de esa comunidad. Segundo, una nueva correlación de fuerzas a nivel continental por la existencia de un núcleo de países que parecían encaminarse al socialismo en formas distintas (Socialismo del siglo XXI, etc.). Era una situación muy interesante que empezaba a romper el statu quo imperante.

Ahora todo parece indicar que ha comenzado un retroceso, a nivel de gobierno por lo menos. No cabe duda que esa involución, ya clara, obedece a un plan urdido en Washington donde nunca se aceptó, ni con Obana, esos cambios progresistas de mejora social y de de reafirmación de la soberanía nacional, nunca, como nunca los presidentes de Estados Unidos han aceptado a la Revolución cubana, aunque cuando han tenido que reconocerla. Pero pienso también que tal vez –esto lo formulo como hipótesis– algunos gobiernos latinoamericanos han avanzado a destiempo, en la definición o en la formulación de algunas consignas. Yo no sé si en América Latina, de Bolivia a Venezuela, el pueblo está realmente a favor del socialismo, o sea de la socialización de los medios de producción, o si no aspira más bien a la justicia, a la dignidad, a la educación, a la soberanía nacional, que son valores intrínsecos del socialismo, pero que no son el socialismo. Y pienso que en comunidades indígenas y en pueblos que han sufrido grandes explotaciones está arraigada la aspiración a la propiedad privada, la aspiración a formas de cooperación que son caminos hacia el socialismo, pero que no son el socialismo. Me pregunto si no se habrá planteado, antes de su hora, como meta próxima alcanzable, el socialismo. No creo que eso sea la causa principal de lo que ocurre, pero sí tal vez de la dificultad de consolidar un apoyo popular hegemónico.

Es una preocupación que también nos concierne a nosotros, a cualquier partido, si nos planteamos con demasiada insistencia un propósito que todavía no está al alcance de las posibilidades materiales e incluso intelectuales de la población. Lenin decía que las consignas no son eternas, hay que modificarlas a cada rato si es necesario, y pronto, para no quedar desconectado de las nuevas realidades. Es necesario establecer etapas: tú puedes fijar el objetivo final, el comunismo, o el socialismo, pero incluso el socialismo necesita de medios materiales importantes y conciencia social y cívica elevada. Es lo que me enseña la historia: para todo cambio profundo en las estructuras y las mentalidades (aún más) hace falta mucho tiempo, más de lo que de joven pensaba…

 

La contradicción es que se necesita mucho tiempo y sin embargo, no lo hay, no hay tiempo… Porque del otro lado, aún cuando el discurso y las acciones del Gobierno progresista sean moderadas, se incrementa la agresión.

Lo entiendo perfectamente. Ahora tenemos que luchar para impedir la agresión a Venezuela, porque no será solo el pueblo venezolano el que pague un precio alto, lo pagaría todo el movimiento progresista latinoamericano. Sería algo como el golpe que derrumbó a Allende, concebido para impedir que la experiencia chilena se extendiera.

A pesar de que –o precisamente porque- era un proceso que iba al socialismo manteniendo el multipartidismo, las formas representativas, el mercado privado, etc., el gobierno de Allende que lo conducía no fue aceptado, y se fomentó desde Washington la contrarrevolución antidemocrática en nombre de la supuesta Democracia. Con la Revolución Cubana no han podido. Siguen en acecho del punto tenido por más débil, donde pueden vacilar ciertos sectores de las masas. Creen haberlo encontrado, desde unos años, en la Venezuela de Chávez y Maduro. La situación en Venezuela es difícil, quien lo va a negar, la ofensiva imperialista se concentrado allí, las dificultades creadas son enormes, el precio del petróleo ha bajado de manera intencionada. ¿Cómo mantener la unidad del chavismo dentro del país? ¿Cómo organizar a nivel mundial la solidaridad con ese pueblo valiente y sufrido?  Y no es un asunto meramente latinoamericano.

Con respecto a Cuba, pienso en las palabras de Fidel: una Revolución como la cubana no va a desaparecer por intervención extranjera, el duelo popular que acompañó sus cenizas hasta Santiago demuestra que el país sigue siendo patriota, martiano, fidelista, y en su inmensa mayoría defendería la Revolución frente a cualquier invasión militar.

Ahora, como dijo Fidel a los cubanos, la debilidad puede ser nuestra, puede ser que nuestro socialismo genuino se derrumbe desde nuestras propias posiciones, por falta de vigilancia, por falta de educación, por falta de medidas oportunas. El antiguo campo socialista europeo se descompuso por sí mismo, porque en 1989 no hubo una ofensiva generalizada e irresistible para sacudirlo. Durante décadas, fue fuerte, influyó positivamente en la evolución mundial favoreciendo la liberación de muchos pueblos colonizados. La debilidad vino de adentro, había crecido dentro, las convicciones iban convirtiéndose en dudas. Fidel reiteró más de una vez que lo que permitió el triunfo revolucionario en Cuba fue la unión; como dijera Bolívar, “la unión o la anarquía”. No sólo la unión para defenderse frente al enemigo sino también la unión para construir, juntos, la patria de todos, “con todos y para el bien de todos”. “El pueblo unido, jamás será vencido”, ésa es una lección universal, recogida por la Historia..

 

Paul Estrade, el martiano, el betanciano, el humanista, nunca ha renegado de su militancia comunista. ¿Se siente orgulloso de ella?

Sí, por varias razones. La primera es por fidelidad: soy heredero de una familia obrera, sindicalista, comunista, de activos miembros de la Resistencia antifascista. Y yo, al cambiar de estatus social no voy a renegar de mis orígenes. Ahora, donde estoy, con más posibilidades de expresión, lucho por lo que mis abuelos y mis padres quisieron realizar. La segunda razón, porque tuve la suerte de estudiar la historia de mi país, la historia del mundo y la de mi partido. La creación del partido comunista francés en 1920, y el abandono de la vía socialdemócrata, fue un acierto. En todas las grandes batallas que han traído cambios de avanzada a favor del pueblo en Francia, en 1936 con el Frente Popular, en 1945 con la Liberación, o después de 1981 con Mitterrand y la presencia de comunistas en su Gobierno, en todos esos avances, estuvo presente y pujante el partido. Y la tercera razón: a pesar de los problemas planteados en particular por el estalinismo, inclusive en nuestro partido, en la resolución de manera autoritaria, nada democrática, de algunas cuestiones importantes, pese a eso que fue fruto podrido de una época de guerras desgarradoras, del papel preponderante que forzosamente desempeñaban la Unión Soviética y su partido, yo pienso que el concepto de comunismo sigue siendo válido como meta colectiva y bandera programática, y que el uso del concepto de partido comunista sigue pertinente con tal nombre. Soy de los que nunca han deseado que se le cambie el nombre. No es que él sea tabú, y yo fetichista, pero el nombre de comunista tiene raíces en Francia desde la Revolución Francesa (Babeuf, Buonarroti), se remonta a 1848 (Manifiesto de Marx y Engels), a la revolución parisina de 1848 y a la Comuna de París de 1871. Nos sentimos orgullosos de cuanto nuestro partido ha hecho. No participamos en las guerras coloniales, nuestros militantes fueron encarcelados o degollados por defender al pueblo de Ho Chi Minh o al de Ben Bella, etc., tenemos una larga historia anticolonialista desde la guerra del Rif, una historia antifascista gloriosa y dolorosa, nuestros militantes fueron fusilados por los nazis, nuestros militantes sindicalistas sufrieron la represión, no tenemos las manos manchadas de sangre, no hemos participado en ninguna represión popular, al revés las hemos sufrido. El partido comunista puede sentirse orgulloso de llamarse así, no solo por lo hermoso del ideal de fraternidad humana que conlleva el comunismo, sino también por su propia trayectoria de casi un siglo de existencia.

Acerca de admin

Vea También

Entrevista a Ernesto Che Guevara, Ministro de Industrias, realizada por Lisa Howard

(Versión transmitida en dos partes por el programa de la Televisión Cubana la Pupila Asombrada, …

Un comentario

  1. Tremenda entrevista. Y recordé a Pierre Vilar. Desconocía de su solidaridad hacia Cuba. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *