Inicio / Poesía / Fayad Jamís

Fayad Jamís

Cuando miro tus ojos

Cuando miro tus ojos
veo en ellos la patria;
no puedo separarlos
de esa imagen tan clara.

Ellos son como el viento
que hace temblar las ramas;
tú me miras y entonces
amanece en las guásimas,
la lluvia se detiene
y la tojosa canta.

Quédate para siempre
en mi noche, mi lámpara.
Mi amor tiene en tus ojos
su aliento, su llama.
El viento de noviembre
golpea en la ventana.
Tú duermes y yo escribo,
y todo es bello, amada,
el mundo, las estrellas,
los campos y las fábricas.

Quédate para siempre
en mi noche, mi lámpara.
Que no me falte nunca,
ni un día, tu mirada,
que no se apague en mí
el azul de esta llama,
clara como los días
que crecen en la patria.

Cuando llega la muerte

Cruzó el cielo la metralla;
el monte, el pantano, el río,
temblaron. Y en un bohío
la sangre trazó una raya.

Qué blanco estaba el camino
dormido entre los piñones.
Y de pronto los cañones
alzaron el remolino.

No rompas la madrugada,
dijo la ceiba al sinsonte,
y en las entrañas del monte
crujió la gran puñalada.

Yo escuché cuando el hermano
decía al hermano: Prepara
tu sangre de lumbre clara
para encender el pantano.

Alzó un pájaro sus alas,
crujió un nenúfar sellado
y el amanecer dorado
se abrió en un río de balas.

Del monte oscuro a la espuma
sembró su semilla un hombre
y llegaron los sin nombre
y lo hundieron en la bruma.

Qué hermosa el agua dormida
y la blanca flor despierta.
Qué hermosa en la frente muerta
la pura estrella encendida.

Con tantos palos que te dio la vida

Con tantos palos que te dio la vida
y aún sigues dándole a la vida sueños.
Eres un loco que jamás se cansa
de abrir ventanas y sembrar luceros.

Con tantos palos que te dio la noche
tanta crueldad y frío y tanto miedo
eres un loco de mirada triste
que sólo sabe amar con todo el pecho.

Construir papalotes y poemas
y otras patrañas que se lleva el viento.

Eres un loco de mirada triste
que siente cómo nace un mundo nuevo.

Con tantos palos que te dio la vida
y aún no te cansas de decir: te quiero.

Por esta libertad

Por esta libertad de canción bajo la lluvia
habrá que darlo todo

Por esta libertad de estar estrechamente atados
a la firme y dulce entraña del pueblo
habrá que darlo todo
Por esta libertad de girasol abierto en el alba de fábricas
encendidas y escuelas iluminadas
y de esta tierra que cruje y niño que despierta
habrá que darlo todo
No hay alternativa sino la libertad
No hay más camino que la libertad
No hay otra patria que la libertad
No habrá más poema sin la violenta música de la libertad

Por esta libertad que es el terror
de los que siempre la violaron
en nombre de fastuosas miserias
Por esta libertad que es la noche de los opresores
y el alba definitiva de todo el pueblo ya invencible.
Por esta libertad que alumbra las pupilas hundidas
los pies descalzos
los techos agujereados
y los ojos de los niños que deambulan en el polvo
Por esta libertad que es el imperio de la juventud
Por esta libertad
bella como la vida
habrá que darlo todo
si fuere necesario
hasta la sombra
y nunca será suficiente.

Acerca de admin

Vea También

Roque Dalton

Del Libro: El turno del ofendido DESNUDA   Amo tu desnudez porque desnuda me bebes …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *